10 lugares que te sorprenderán en Asturias

¿Programando un viaje a Asturias? ¿No? Pues deberías. Asturias engancha, cuidado. Porque necesitarás ese verde de sus colinas, el blanco de la nieve de sus Picos de Europa y el azul del Cantábrico. Asturias es prerrománico, fabes, sidra… tantas cosas! Estos son los lugares, algunos fuera de los habituales, que te sorprenderán en tu futuro viaje a Asturias. La numeración no define una clasificación, sino un orden lógico para visitarlos.

1. Los Cubos de la Memoria de Llanes

image
Los cubos de la memoria

Hay veces que alguien tiene una idea lúcida. Como Agustín Ibarrola cuando decidió pintar los cubos de hormigón del espigón de Llanes con alegres colores. Cada uno diferente, cada uno con su estilo propio. Y sorprendentemente para mí, que soy demasiado clásico en lo que arte se refiere, me gustan. Me gusta incluso el contraste con el litoral agreste y verde de la costa cantábrica. Sí, es cierto que deberían repintarlos -mejor dicho, restaurarlos, que es una obra de arte-, porque cada vez esos vivos colores se muestran más apagados. Pero eso no es motivo para, si visitas Llanes -y te aseguro que hay razones para ello- te pases a ver los fantásticos Cubos de la Memoria.

2. La Playa de Gulpiyuri

image
Playa de Gulpiyuri

¿Y si te digo que Asturias tiene alguna playa que no tiene mar? Pues tiene un par. Y no es que no tenga mar, porque una playa se compone de arena y agua. La cosa es que la playa de Gulpiyuri -y su agua de mar- se encuentran a más de 100 metros tierra adentro. El agua llega a través de unas galerías subterráneas, fundamentalmente cuánto tenemos marea alta. Y si el mar está encabritado, podrás ver cómo el Cantábrico llega encabritado a través de la pequeña galería, llenando de olas la coqueta playa. Para acceder a ella deberás dejar el coche unos cientos de metros antes, y recorrer un pequeño sendero. Ojo que en la carretera no existe ninguna indicación. Afortunadamente Google Maps te da la localización si la buscas.

 

3. Playa de Cuevas del Mar

image
Playa de Cuevas del Mar

Desde la localidad de Nuevas una tranquila carreterita, frecuentada por multitud de peatones, llega en un par de kilómetros hasta esta playa, después de atravesar un pequeño túnel de apariencia natural. La playa se sitúa en una ensenada rodeada casi por completo de grandes  paredes de piedra. Si el mar está algo embravecido, puedes ver cómo una enorme pared azul intenta entra por la pequeña abertura, rompiendo entre las rocas. Mientras, la ensenada sigue mansa, ajena a lo que pasa ahí fuera.

 

4. La Cuevona

IMG_0843La única entrada apta para vehículos al pueblo de Cuevas se realiza por La Cuevona. La carretera llega a una enorme abertura en la montaña, que a modo de túnel va siguiendo el curso del río. Enormes paredes con estalactitas y estalagmitas te acompañan durante unos cientos de metros, mientras que la efectista iluminación remarca las particularidades de esta gruta. Habrás visto cuevas más grandes y espectaculares, pero seguro que nunca habías hecho el recorrido en tu propio vehículo. Déjate sorprender.

5. Pico Urriellu (Naranjo de Bulnes)

4565278661_fc05ac2359_b
Pico Urriellu

Una majestuosa pared vertical de piedra, en medio de los Picos de Europa. La mitifiqué en mi juventud por las incursiones invernales de César Pérez de Tudela haciedo vivac suspendido en ella y entrevistado en directo por José Mª García. Para verlo no hace falta nada más que pararse en el mirador cerca de Carreña de Cabrales… y que haya buena visibilidad. Si también tienes mitificado el famoso Naranjo de Bulnes, es visita obligada.

 

5. Santuario de Covadonga

IMG_3424
Ermita de la Cueva, Covadonga

El santuario en sí no es que tenga nada de especial, a parte obviamente de su interés religioso y la sorpresa de ver edificaciones tan grandes en medio de las montañas. La razón de estar en esta lista es la ermita de la Santa Cueva, donde supuestamente se refugiaron Don Pelayo y sus hombres al inicio de la Reconquista. Una gruta  en medio de una pared vertical de roca con una pequeña ermita -y la imagen de la Virgen-, de la que nace una cascada que se desparrama hacia un pequeño lago, a pie de carretera. No me digas que no es sorprendente. Otro motivo para llegar hasta allí es visitar los cercanos lagos, como el famoso Enol. Ten en cuenta que hay restricciones de subida con vehículo particular, debiendo utilizar el transporte público.

6. Mirador de Fitu

IMG_3425
Vistas desde el mirador de Fitu

A medio camino entre los Picos de Europa y el mar Cantábrico se encuentra este peculiar mirador, encaramado en lo alto de un monte.  Una plataforma con forma de platillo volante, al que se accede por una escalera, parece suspendido en la nada. Y desde allí, unas vistas sorprendentes -de ahí su inclusión en esta lista-. Puedes apreciar desde las nevadas cumbres de Picos de Europa (y con buena visibilidad hasta el Naranco de Bulnes) hasta gran parte del litoral asturiano, todo en una misma vista.

7. El prerrománico de Oviedo

image
Santa María del Naranco

No podía dejar de incluir en esta lista el sorprendente prerrománico asturiano. El máximo exponente es sin lugar a duda Santa María del Naranco, a las afueras de Oviedo. De planta rectangular, contrasta sus recios laterales, plagados de contrafuertes, con la gracilidad de formas de sus triples arcos en las paredes cabeceras. Está en un entorno idílico, rodeado de césped y con excepcionales vistas a Oviedo. Ni se te ocurra perdértela. A escasos metros se encuentra otro gran exponente del prerrománico español como es San Miguel de Lillo. Y en el centro de Oviedo, la mayor -pero para mí menos interesante- San Julián de los Prados.

8. Cudillero

image
Cudillero

Un pueblo con múltiples casas de vivos colores desparramándose por la ladera de la montaña, rodeando su pequeño puerto de mar. Una maravilla de pueblo, quizá algo masificado por el turismo -aunque a mi parecer menos que Lastres, al que me he negado a incluir en esta lista-, pero con un encanto innegable. Recuerda a esos famosos pueblos italianos de alegres colores, encaramados a montañas y suspendidos sobre el acantilado marino. Sin duda, es el Positano español.

9. Playa del Silencio

IMG_3439
Playa del Silencio

Cerca de Cudillero se encuentra esta playa, apenas indicada desde la carretera. Se accede por un camino pobremente asfaltado, y posteriormente por unas escaleras peatonales -como suelen ser la mayoría de escaleras, peatonales-. La vista desde arriba, con la pequeña cala de color esmeralda abrazada por la montaña cercana que le da cobijo, mientras que hacia el oeste la costa se resquebraja en decenas de peñascos que quedan aislados mientras el Cantábrico se ensaña con ellos. Una visión fantástica que no puedes perderte.

10. Luarca

image
Puerto de Luarca

Es una de los puertos de mar más importantes del litoral asturiano. Su vista desde lo alto, accediendo por la carretera del faro, es imponente. Las casas acristaladas rodean el puerto, con sus coloridos barcos de pesca. En el muelle, multitud de bares donde tapear con tranquilidad y buenos productos. Investiga la leyenda del Puente del Beso, que te resultará curiosa.

Como habrás visto, Asturias tiene mucho que ver. Esto ha sido una pequeña muestra, pero sin duda Asturias tiene razones potentes para sorprenderte tras cada colina, cada risco o cada acantilado. Es una apuesta segura, no lo olvides.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s